Fecha de publicación: 27-mar-2020

Psicología Integral Breve

A - SI NO ESTÁ AFECTADO POR LA ENFERMEDAD
Pero está sintiendo una serie de emociones con alta intensidad y/o persistentes como:

Nerviosismo, agitación o tensión, con sensación de peligro inminente, y/o pánico.

No puede dejar de pensar en otra cosa que no sea la enfermedad, o la preocupación por enfermar.

Necesita estar permanentemente viendo y oyendo informaciones sobre este tema.

Tiene dificultad para concentrarse o interesarse por otros asuntos.

Le cuesta desarrollar sus labores cotidianas o realizar su trabajo adecuadamente; el miedo le paraliza y le impide salir a la calle.

Está en estado de alerta, analizando sus sensaciones corporales, e interpretándolas como síntomas de enfermedad, siendo los signos normales habituales.

Le cuesta controlar su preocupación y pregunta persistentemente a sus familiares por su estado de salud, advirtiéndoles de los graves peligros que corren cada vez que salen del domicilio.

Percibe un aumento del ritmo cardíaco, respiración acelerada (hiperventilación), sudoración, temblores sin causa justificada.

Presenta problemas para tener un sueño reparador.

LE RECOMENDAMOS QUE…

Identifique pensamientos que puedan generarle malestar. Pensar constantemente en la enfermedad puede hacer que aparezcan o se acentúen síntomas que incrementen su malestar emocional.

Reconozca sus emociones y acéptelas. Si es necesario, comparta su situación con las personas más cercanas a usted para encontrar la ayuda y el apoyo que necesita.

Cuestiónese: busque
Obtener presupuesto
Se ha enviado el mensaje. Pronto nos pondremos en contacto contigo.